Análisis de Strayed Lights

Fecha

ANÁLISIS STRAYED LIGHTS
Cuando Ori conoció a Sekiro

El pasado 25 de abril se lanzó (de momento) sólo para PC la nueva obra del estudio francés Embers. De hecho es su primer juego y estamos ante un juego de corte indie que, como ocurre en muchas de las recientes obras, le añade ese toque souls que tan habitual empieza a ser.

INTRODUCCIÓN E HISTORIA

A poco que hayas visto el juego, quizás te haya llamado la atención su despampanante estilo visual. Pero además de imágenes bonitas, la gente (en ocasiones) busca también historias bonitas o que te dejen algo de huella y que no sea un producto de usar y tirar.
En el caso de la historia de Strayed Lights, seremos una llama recién nacida, desgarrada por las sombras, y deberemos restaurar nuestra luz, recorriendo un mundo hostil y enfrentandonos a tus demonios internos.

Ese seria el punto de partida, pero estamos ante una aventura que carece de diálogos o subtítulos, por lo que vemos en pantalla muchas veces quedará para nuestra propia interpretación. Si bien es cierto que la historia no seria el fuerte de este juego, analicemos otros aspectos que sí podrían serlo, como su

JUGABILIDAD

En Strayed Lights, además de un bello lienzo en el que nos desplazaremos de manera bastante lineal (sólo podrás desviarte algo para recoger algún ítem que luego comentaremos), lo que haremos principalmente será combatir. En primer lugar contra enemigos «normales» y, en varias ocasiones, contra bosses finales donde deberemos usar nuestros reflejos al máximo para superarlos.

El combate de Strayed Lights se basa podríamos decir única y exclusivamente en el parry (bloqueo de ataque). Si bien es cierto y en honor a la verdad que también tendremos un botón de ataque a corta distancia, el daño que le haremos a nuestros enemigos es ínfimo y no compensa en la relación riesgo recompensa: requiere acercarnos al enemigo con el peligro de recibir golpes que ello conlleva.

Así pues, el parry será el principal medio para batir a nuestros enemigos ya que todo ataque que bloqueemos, generará daño en nuestros adversarios. Cuando hayamos vaciado la barra del enemigo, deberemos pulsar un botón (L2) para poder acabar definitivamente con el enemigo. Pero este último detalle cambia cuando nos referimos al combate contra los bosses.

Al vaciar la barra del boss de turno, deberemos empezar una secuencia de quick time event que hará que derrotemos definitivamente al jefe y podamos seguir avanzando. No se tratan de escenas complicadas ni largas y la ventana de ejecución será amable con el jugador. Lo que si es muy destacable es la espectacularidad de dichas escenas. Los personajes en conflicto realizan movimientos de una plasticidad encomiable y es un lujo poder observar dichas animaciones.

A lo largo de la aventura los enemigos soltarán unas esferas al derrotarlos e iremos encontrando otras en el mapeado que nos otorgarán nuevas habilidades (aturdir al enemigo, un ataque potente, etc).

Pero además de la base troncal mencionada del parry, la otra gran novedad y donde quiere Strayed Lights ser diferente es en el hecho de añadir la mecánica del «cambio de color» de nuestro protagonista. Como veis en las imágenes que acompañan a este análisis, nuestro protagonista podrá «emitir» luz azul o luz naranja. Dicho cambio se realiza con tan sólo un botón (L1) y deberemos estar atentos ya que los enemigos también irán cambiando de color y deberás hacer el parry con el mismo color que el adversario para poder restarle vida. En caso de hacer parry con el color erróneo, no restarás vida al enemigo pero almenos tu tampoco la perderás.

Además, el hacer parry correctamente rellenará tu barra de vida al máximo. Eso sí, dicha barra de vida será cada vez más pequeña con cada impacto que recibamos.
Sin duda se trata de una buena mecánica que hará los combates algo desafiantes y deberemos estar muy atentos a los ataques, aunque si bien es cierto que si se te atraganta algun combate, basta con memorizar algo su patrón de ataque para saber que color empleará a continuación el enemigo

Como final de este apartado, vuelvo a destacar que estamos ante un juego en el que no pararás de hacer parry y que el añadido de los colores le agrega diversidad y un toque «extra» de dificultad que le sienta genial

GRÁFICOS Y ESTILO VISUAL

Sin duda este es uno de los puntos fuertes del juego. Si habeis visto las imágenes, podréis ver que la belleza impregna todas las capturas que saques de este juego. Puedes estar haciendo capturas para tenerlas de fondo de escritorio constantemente. A pesar de una clara inspiración en los escenarios oníricos y el personaje de Ori, nuestro protagonista brilla con luz propia en esos impresionantes escenarios. El uso de la luz es espectacular y ayuda al juego a dar esa sensación que hablaba al principio de poder descifrar tu la historia a pesar de no haber ni una sola palabra (pronunciada o escrita) en todo el juego.

La música ambiental acompaña a la perfección y, como decíamos, las batallas contra los bosses son un alarde de espectacularidad y merece la pena verlas una y otra vez.

RENDIMIENTO, DURACIÓN Y USO EN STEAM DECK

El juego tiene un buen rendimiento y las texturas y los gráficos no presentan fisura alguna. Nosotros lo hemos jugado a 4K y con una Nvdia 2080 de 8GB hemos tenido alguna caída puntual. No es nada dramático sino que además es entendible debido a la alta calidad de detalle y majestuosidad de los escenarios por los que nos movemos.

En cuanto a la duración, estamos hablando de una corta aventura, de entre 3 y 5 horas de duración. Siempre dependiendo de tu habilidad con este tipo de juegos y la de veces que tengas que reintentar algún combate. No hay rejugabilidad ninguna, cuando se acaba se acabó. El único aliciente de una posible segunda vuelta al juego seria el intentar recoger todas las esferas posibles.

Para acabar con este apartado y antes de entrar en las conclusiones, hemos de decir que el juego es totalmente compatible con Steam Deck. Lamentablemente, compatible no quiere decir disfrutable ya que aquí si que la caída de frames era más elevada. Y en muchas ocasiones, esa caída de frames te dejaba vendido ante un enemigo. De hecho, como suelo hacer en muchos juegos para intentar alargar la batería de la híbrida de Valve, limitar el TDP a valores entre 8 i 10 hará aún que los frames se evaporen y sufras tirones muy graves. Si no limitas el TDP y le dejas ejecutar toda la batería que quiera, el rendimiento mejoraba pero las caídas de frames no desaparecían.

CONCLUSIONES

Strayed Lights es una mezcla de lo bello del mundo onírico de Ori con los parries de Sekiro, añadiendo la mecánica del cambio de color para poder restar salud al enemigo. A pesar de su escasa duración, disfrutarás de unos combates exigentes y un estilo artístico superlativo.

PUNTOS FUERTES

  • Visualmente es muy atractivo
  • El añadido del cambio de color para el parry

PUNTOS NEGATIVOS

  • Escasa duración
  • Bastante lineal

Hemos realizado este análisis gracias a un código cedido por Homerun PR

PUNTUACIÓN

Jugabilidad
7.5
Gráficos
9
Entretenimiento
8
Rendimiento
7
Duración
5

CONCLUSIÓN

Strayed Lights es una mezcla de lo bello del mundo onírico de Ori con los parries de Sekiro, añadiendo la mecánica del cambio de color para poder restar salud al enemigo. A pesar de su escasa duración, disfrutarás de unos combates exigentes y un estilo artístico superlativo.
Oscar M. G.
Oscar M. G.
Amante de los videojuegos, de todos!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Comparte la noticia!




Últimos análisis

Más noticias como esta
RELACIONADAS

Análisis de Ships At Sea

ANÁLISIS SHIPS AT SEA PARA PC El mundo de los...

Análisis V Rising, el RPG más divertido del momento

ANÁLISIS V RISING - LA PROGRESIÓN DEL JUEGO ES...

Critica de Un año difícil

UN AÑO DIFICIL CRITICA: SATIRA POLITICA Y MEDIOAMBIENTAL Las comedias...
Strayed Lights es una mezcla de lo bello del mundo onírico de Ori con los parries de Sekiro, añadiendo la mecánica del cambio de color para poder restar salud al enemigo. A pesar de su escasa duración, disfrutarás de unos combates exigentes y un estilo artístico superlativo.Análisis de Strayed Lights