Análisis de Starfield

Fecha

Análisis de Starfield

Durante este año he podido viajar a mi pueblo en los descansos situacionales y las vacaciones; un entorno más rural pero lleno de paz. En las noches solía ir un descampado que tiene mi familia detrás de la casa, donde gracias a la nula luz artificial del barrio podía ver las estrellas mientras me tumbaba un ratito. Seguro que muchos de vosotros habéis tenido esa sensación o esa conversación, la posibilidad de viajar a través de las estrellas; contemplar el universo y el silencio.

Detrás de esta pequeña introducción pedante tengo unas ideas iniciales y creo que un jovencito Todd Howard, hace ya 25 años, sentía lo mismo yo, quería poder viajar entre las luces intermitentes y poder contarlo. La llegada del ser humano a la Luna fue un acontecimiento histórico y aunque Starfield no tenga ese comedido si que responde a las enormes dudas que los fans de Bethesda teníamos. La compañía ha regresado y esta vez de la mano de su mayor aliado: Xbox.

De eso vamos a hablar a continuación; del viaje de este desarrollo casi en conjunto y en medio de la compra de Zenimax -la empresa matriz de Bethesda- por parte de Microsoft. Las primeras impresiones para cualquier jugador y veterano es esbozar un leve «volver a casa» en todos los sentidos: el bueno y el no tan bueno. Starfield nos sitúa, al inicio, en una minería. Un trabajo rutinario, básico y hace las funciones de un temprano tutorial. Digo temprano por no decir que nos esperan unas cuantas horas para descubrir la ruta principal.La trama principal se centra en algo que jamás pensé que se detallaría en un videojuego triple A, sin connotaciones negativas. No solamente Bethesda ha desarrollado una historia bien guionizada y organizada con giros imposibles, en la base… es algo tan sencillo como el planteamiento de si estamos solos en el universo. No es el momento de destripar más allá del inicio pero, con el descubrimiento de un artefacto místico en esa citada mina, se abre la puerta a una historia dedicada a los amantes del cine de ciencia ficción de los años 60’s o 70’s; tal vez alejada a la idea que pensábamos si recordamos juegos como Mass Effect o la saga Star Wars.

La base de Starfield es la exploración absoluta. Viajaremos a diferentes planetas en nuestra nave totalmente personalizable, aunque el viaje sea complejo al inicio y mundano al final. La sensación de no poder «viajar» como tal o el simple hecho de aterrizar pulsando y entrando en un menú podría sacarnos de la experiencia, pero claro, estos viajes de planeta en planeta estarán lleno de sorpresas y eventos, sin entrar más allá en detalles.

Cada planeta será diferente, unos con más detalles; otros sin vida animal y un clima diferente; algunos con pueblos y ciudades propias donde las subtramas nacen y la aventura se despega de la historia principal. Starfield es un videojuego que invita a perderse por cada guarida de los cazarrecompensas; neones y edificios repleto de vida e incluso de hacer el tonto y querer explorar nuestro sistema solar.

Explorar siempre será recompensado en todos los sentidos. Ya sabéis, lo típico de ir mejorando a nuestro personaje con mejores ropajes y trajes espaciales; armas y sobre todo y lo mejor de todo, saber más de lo que rodea el universo -en este caso narrativo- de Starfield. Hay misiones secundarias que son muy divertidas y que quitará muchas de las dudas sobre el lore que rodea al título.Para el veterano de Bethesda esto no nos parecerá nuevo; ya lo hacía Fallout 3 y Morrowind u Oblivion hace casi 15 años atrás… pero no Fallout 4 y Skyrim. No nos engañemos, sabemos la grandeza de estos dos últimos títulos, sobre todo el quinto Elder Scrolls que sigue siendo el «rival a batir», pero creo que Bethesda ha hecho bien en retroceder en algunos aspectos, dar esos pasitos atrás para poder saltar y alcanzar el cielo.

Es una pena que esos pasos atrás no conlleve a tantas novedades y a regresar a mecánicas que se antojan anticuadas, como las ganzuas o la narración en los diálogos. Ojo, está bastante bien regresar a ese esquema de selección de diálogos que perdimos tras Skyrim y que muchas voces se alzaron en contra. Es un gusto que gran parte de las situaciones peligrosas se puedan resolver intimidando o usando nuestras dotes de persuasión de nuestro personaje… eso el vuestro es dado para hablar. De lo contrario, pues tocará apretar el gatillo.

El árbol de talentos está bien ramificado, con muchísimas opciones y al nivel visto en Fallout 4, algo más limpio diría. En mi caso, mi personaje estaba basado en habilidades de labia y de pistolas; sumando tal vez algo de vitalidad y de carga. En este aspecto era lo que más se esperaba tradicional, junto a un apartado gráfico… también tradicional.

Que no te engañen, Starfield es un juego con muchas más luces gráficas que sombras, pero puede y debe haber dudas con su «polémico» motor gráfico. Usar el nuevo Creation Engine 2.0 sirve para fardar de diseño y de virgerías como el famoso video de las patatas en la nave pero hay cosas a mejorar, como aquellas caras raras en los NPCs o el rendimiento en situaciones puntuales.Si que es «extraño» que, a pesar de que funcione a 30fps en Series X y S, en algunos momentos consiguen engañar a nuestros ojos con algún que otro truco del motor y es de los pocos títulos soportables a esa tasa de frames, aunque ponemos la mano en el fuego que tarde o temprano alcanzaremos mediante un parche la posibilidad de jugar a 60fps con los sacrificios necesarios. Por alguna extraña razón, en ciudades como Nueva Atlantis los frames se vuelven locos y bajan mucho si vamos a ciertos lugares como unas escaleras o un edificio, no sabemos el por qué.

Tanto el doblaje al castellano como el original son trabajos impresionantes junto a una banda sonora sacada de la mejor Space Opera, han sabido captar el aire y la maestranza vista en sus otras sagas y transmitirla a su nuevo trabajo. El aspecto sonoro también reluce; desde ese pequeño silencio en medio del espacio o los disparos y efectos sonoros.

Análisis de StarfieldLlegamos a la recta final del análisis de Starfield, ese tramo donde desglobo algunas ideas o divago con las anotaciones que tengo en el cuaderno… y reconozco que me he sentido apresado por la idea de equivocarme al hablar de él. En las casi dos semanas de su lanzamiento, Starfield se ha sumido en polémica en las redes sociales por sus análisis y opiniones de gente que siquiera probaron -o probarán el título- y creo que aquí, a pesar de que es nuestro cometido… no pintamos nada.

Me explico; el fenómeno de Bethesda es uno en el que, cada lanzamiento, se alimenta del boca a boca. Si Fallout 3 y New Vegas hicieron mucho ruido, imagina cuando salió Skyrim. Si Skyrim fue esa pequeña gran revolución en la industria del videojuego es lógico pensar que Fallout 4 iba a ser un rompeventas pese a todo. Tras esa trayectoria, Bethesda se ha ganado una comunidad gigantesca y titánica, con personas que ni entienden ni quieren saber sobre esa absurda guerra de consolas.

Esa es la diferencia de la exclusividad de Starfield en Xbox y PC; ya que el juego estaba condicionado a ser otra pequeña gran revolución y la bombona de oxígeno que Microsoft necesitaba tras un 2022 seco en catálogo exclusivo. Una bombona que durará años y años, pues pese a que este análisis termina, la aventura sigue con el contenido adicional y por supuesto todas las misiones secundarias y esa segunda vuelta que promete mucho.No sabemos si Starfield se colará en la mayoría de premios a mejor juego del año, pero es innegable que es el título más importante para Xbox y Bethesda, ahora y durante las próximas décadas. Ya hablarán las ventas; ya hablarán los usuarios y por supuesto también hablaremos nosotros cuando llegue el momento de volver a afirmar el fenómeno mundial que va más allá de las notas.

PUNTUACIÓN

Jugabilidad
8.5
Sonido
10
Gráficos
7.5
Innovación
8
Historia
10
Contenido
10

CONCLUSIÓN

El regreso de una Bethesda radiante y llena de ideas grandes, aunque no tan innovadoras, hace de Starfield uno de los juegos más importantes de Xbox. Su leyenda y renombre se ira engrandeciendo con el paso de los años como ya lo hizo Skyrim; un juego que va más allá de la nota y de los premios, un auténtico viaje al espacio desconocido con lo bueno conocido.
Óscar Martín
Óscar Martín
Me gustan las obras de Fumito Ueda, la preservación del videojuego y los juegos de rol japoneses. No me gusta que las compañías traten a los desarrolladores como objetos y a los ineptos que no saben leer un análisis de 1000 palabras o más. También soy fan de The Pillows y FLCL.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Comparte la noticia!




Últimos análisis

Más noticias como esta
RELACIONADAS

Castaway ya tiene fecha de llegada

CASTAWAY SE ANUNCIA PARA PC Y CONSOLAS Seguimos viendo lanzamientos...

Análisis de Kunitsu-Gami: Path of the Goddess para Xbox

 ANÁLISIS KUNITSU GAMI XBOX - IMPERDIBLE Llevamos ya un tiempo...

Primeras Impresiones de Concord: un shooter con mucho que aportar

PRIMERAS IMPRESIONES CONCORD - FIREWALK STUDIOS NOS REGALA UN...

Análisis de Food Truck Simulator: cocina para todos en Nintendo Switch

Análisis Food Truck Simulator Nintendo: un negocio familiar El éxito...
El regreso de una Bethesda radiante y llena de ideas grandes, aunque no tan innovadoras, hace de Starfield uno de los juegos más importantes de Xbox. Su leyenda y renombre se ira engrandeciendo con el paso de los años como ya lo hizo Skyrim; un juego que va más allá de la nota y de los premios, un auténtico viaje al espacio desconocido con lo bueno conocido.Análisis de Starfield