Crítica de Mi vacío y yo

Fecha

CRITICA MI VACIO Y YO – RAPHAËLLE PÉREZ NOS CUENTA SU REALIDAD

Durante el día de ayer tuvimos la oportunidad de acceder a un visionado traído por Filmin, en los cines Renoir de Plaza de España, dónde Adrián Silvestre da forma a la historia de Raphaëlle Pérez en Mi vacío y yo de la que os dejamos nuestra crítica a continuación.

Una historia que llega a empatizar con la protagonista y su ecosistema

En Mi vacío y yo estamos ante una obra que va entre el camino del documental y la ficción mostrando la realidad de la protagonista que decide dar el salto para lograr encontrar su identidad y así sentirse como realmente es.

Se trata de un viaje de autodescubrimiento dónde las dudas pesan sobre la cabeza de Raphi en una Barcelona, alejada de su Francia natal, dónde su veremos como va evolucionando gracias a su entorno hasta llegar a una conclusión que deja abierta la respuesta de si llevar su cambio hasta el final o mantenerse fiel a lo que ella cree y considera que es lo correcto para ella.

Estaré sola, no seré la esposa de nadie ni la novia de alguien

Una reflexión que hace durante la película y que muestra su interior a la audiencia. Para llegar a esto debemos entender que Raphi pasa primero por una psicóloga de la Seguridad Social que la diagnostica como Disforia de Género y la envía un tratamiento que la lleva a transformarse en la mujer que es durante toda la película.

Una mujer que se siente «atractiva» y que busca a ese príncipe azul que no logra encontrar y que tras la advertencia de la propia psicóloga empieza a darse esa pregunta que titula esta parte de la crítica.

Vemos como pasa de relaciones ocasionales a una posible relación que acaba de mala manera, como no nos gustaría que nos pasase a ninguno, hasta llegar a conocer el lado malo de las páginas de relaciones dónde una confusión le hace pasar por un momento trágico para ella en un momento de debilidad.

Su entorno es su fortaleza

Una afirmación que veremos ya que por suerte para Raphi, a pesar de que nadie se puede poner en su lugar, se encuentra rodeada de gente que la intenta ayudar en su transición. Vemos como va a un círculo de mujeres que han pasado por lo mismo de ella, las amigas del trabajo, el apoyo de sus padres y la interacción con un grupo cultural que le permite abrirse al mundo gracias a su participación en una obra de teatro para relatar su realidad al igual que hace en la película.

Como hemos dicho es su fortaleza porque en más de una ocasión vemos como interactúan entre todos los personajes para dar ese punto de apoyo para que Raphi pueda sostenerse un día más y continuar intentando descubrir lo que ella busca.

Una situación que contrasta con lo que podría haber sido la película vista desde otro enfoque, como si fuera una denuncia. Sino que nos muestra algo completamente distinto a ojos del espectador.

¿Lo que busco es lo que quiero o lo que quiere la gente de mi?

Esta puede ser una de las preguntas que nos podremos encontrar en la película. Raphi no se siente cómoda y decide dar el paso para buscar su identidad pero llega un momento en el que debe pasar una línea que no sabe si hacerlo o no.

En cierto momento de la película, tras pasar unos meses de tratamiento hormonal, la psicóloga reconoce sus avances destacando que ya la ve «más femenina» y a nivel psicológico más «aceptada» y le da la opción de la operación.

Una operación que por los plazos de la Seguridad Social se demorará hasta 3 años y que le supone dudas desde el primer momento. Ella ha visto como actualmente su vida ha cambiado y ha empezado a disfrutar en cierto sentido pero «no entiende» porqué tiene que elegir ya si se quiere operar o no.

Una decisión va cambiando con el tiempo ya que hasta que va a la visita con el cirujano se informa con la asociación de mujeres y otras amigas suya que han pasado por lo mismo aunque el final nos deja dudas de la decisión que ha decidido tomar.

Conclusión

Mi vacío y yo, al igual que Moneyboys, no es una película apta para todos los públicos por lo que os recomendamos que veáis el tráiler primero. Si hablamos de su historia debemos decir que es interesante pero debéis conocer que es lo que quiere mostrar la película con ello. Por último recordaros que la película se estrenará en cines el 9 de septiembre.

Puntos Positivos:
  • Raphaëlle nos muestra una vorágine de emociones que llegan a meterte de manera simbólica en su pellejo
  • Da lugar a algunos debates interesantes
Puntos Negativos:
  • Se siente algo lenta en algunos momentos de la cinta
  • Salvo Raphi el resto de personajes carecen de importancia significativa durante gran parte de la obra

Datos de la película:

  • Director: Adrián Silvestre
  • Género: Drama
  • Reparto principal: Raphaëlle Pérez, Alberto Diaz, Carles Fernández Giua, Carmen Moreno, Marc Ribera, Isabel Rocatti…
  • Fotografía: Laura Herrero Garvín
  • Duración: 98 minutos

PUNTUACIÓN

Argumento
8.5
Duración
8
Personajes
7
Entretenimiento
6.5

CONCLUSIÓN

Mi vacío y yo es una historia emotiva que nos muestra una realidad que podemos ver en nuestro entorno y que salvo que prestes atención pasa desapercibida para muchos. Entre sus virtudes destaca su protagonista y la dirección.
Alejandro Miguel Mercado
Alejandro Miguel Mercado
Jefe de comunicación. Amante de los animales y los videojuegos. En ocasiones trabajo aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Comparte la noticia!




Últimos análisis

Más noticias como esta
RELACIONADAS

Análisis de Soccer Story

ANALISIS SOCCER STORY Mezclar RPG y futbol… ¿Qué puede salir...

Análisis de Let’s Sing 2023

Let's Sing 2023 Análisis Os traemos el análisis de Let's...

Análisis de Tactics Ogre Reborn en PS5

ANÁLISIS TACTICS OGRE REBORN EN PS5 Corría el año 1995...

Análisis de Gungrave G.O.R.E.

ANÁLISIS GUNGRAVE G.O.R.E. ¿Alguna vez habéis lamentado que alguna de...
Mi vacío y yo es una historia emotiva que nos muestra una realidad que podemos ver en nuestro entorno y que salvo que prestes atención pasa desapercibida para muchos. Entre sus virtudes destaca su protagonista y la dirección. Crítica de Mi vacío y yo