Análisis de Crossfire: Legion

Fecha

ANALISIS CROSSFIRE: LEGION

El PC sigue siendo aquel «oasis» para los RTS (juegos de estrategia en tiempo real) y es un lugar en el que los desarrolladores se atreven ahí a lanzar sus juegos en primer lugar gracias a la amplia base de jugadores que existen.
Hoy os queremos contar que nos ha parecido el nuevo RTS para PC de BlackBird Interactive que edita Prime Matter: Crossfire: Legion.

CONTEXTO

Hemos de empezar diciendo que el juego se lanzó en Steam en acceso anticipado el pasado 24 de mayo y que, desde entonces, los desarrolladores han ido añadiendo contenido y puliendo el existente.
Como ya os decíamos estamos ante un RTS clásico. Pero vayamos antes con la historia y el mundo al que se nos introduce.

El juego se ambienta en un «futuro cercano» en el que el mundo se está desmoronando. Un mundo que sufre el eterno conflicto entre los dos eternos rivales (Black List y Global Risk) pero a los que ahora se añade otra facción en discordia (New Horizon). La trama y el «setting» no sorprende de lo visto en anteriores juegos. Necesitamos de un conflicto como telón de fondo para poder ver lo que nos ofrece el juego. Lo que si nos ofrece es multitud de

MODOS DE JUEGO

El repertorio es amplio y en constante evolución. Intentaremos aquí, para no alargarnos, resumir brevemente todos y cada uno de ellos:

CAMPAÑA: un modo de juego que no puede faltar en ningun titulo RTS que se precie. A lo largo de 5 actos de 3 misiones cada uno (15 misiones en total) jugaremos en solitario y veremos de primera mano los acontecimientos del juego

ENFRENTAMIENTO: Se trata del PvP y PvE Clásico. Contamos con 5 mapas: Predator (3vs3), Mountainside (1vs1), Typhoon (2v2), Frostbite (1v1), Labyrinth (3v3). Este modo los jugadores se enfrentan los unos a los otros por equipos de uno, dos o tres con una configuración de partida personalizada. El objetivo es crear bases para ampliar la economía, los ejércitos y el control del mapa. Todo el mundo tiene una meta sencilla, destruir las bases centrales de todos los equipos.

MERCANCÍA: Es el modo PvP y PvE Payload. Tenemos un total de 7 mapas: Tongren Facility (3v3), Snowbase (2v2), Refinery (3v3), Badland (2v2), Blacksite (3v3), Domination (3v3), Railyard (2v2). En este modo de juego los equipos luchan por el control del mapa y protegen los contenedores que caen con mercancía y potenciadores. Gana el primer equipo que capture y escolte las tres unidades de mercancía hasta la base del rival o quien destruya la base central del rival.

OPERACIÓN THUNDERSTRIKE: es el modo de defensa cooperativo contra la IA

OPERACIÓN NORTHSIDE: es el modo de ataque cooperativo contra la IA

MODO ARCADE: Brawl, Battle Lines

STEAM WORKSHOP: puedes crear tus propios mapas jugables o jugar los otros desarrollados por la comunidad.

Así pues, se trata de una oferta muy completa y jugable para todo tipo de jugadores. No te aburrirás debido a su amplitud de modos y, aunque no todos brillan igual, si que hacen del conjunto un buen «paquete» con el que darse satisfecho.

La mayor pega, en mi opinión, es la escasa duración de la campaña. Aunque está muy bien escrita y tiene una historia que seguir, he echado de menos una campaña más consistente, con misiones más largas/épicas ya que la mayoria se resuelven en menos de 20 minutos y son bastante lineales/guiadas, aún teniendo objetivos secundarios.

JUGABILIDAD Y DEMÁS ASPECTOS

En lo jugable, podríamos definir al juego como heredero de la formula o la propuesta de Command & Conquer y de Starcraft. Si habeis jugado a los clásicos RTS de Blizzard de los 90 sabreis de lo que hablo.

El diseño de misiones es encomiable en general. Algunos son obviamente más originales e inspirados que otros. Los límites de tiempo brindan una sensación de urgencia y son completamente justos, pero casi cualquier fase se puede superar relativamente fácil.
Me gustó mucho la dicotomía de las tres facciones que se distinguen instantáneamente por su estética en la campaña. Es difícil conseguir que tres facciones «humanas» puedan lograr ser tan distintas.

Un dato que llama la atención es que el juego tiene una «tienda» dentro. Al comienzo del juego solo puedes jugar con ciertos comandantes (que te dan Habilidades de Héroe) y unidades y si quieres jugar con el resto, primero tienes que comprarlos en la tienda.

La moneda es una moneda exclusiva dentro del juego, lo que significa que la obtienes simplemente jugando y completando la misión, pero no por tener que usar dinero real para comprarla. Y la manera de conseguir este dinero del juego creo que es bastante justa. Podrías comprar todas las unidades que se pueden comprar en este momento después de solo 5 horas de juego. Pero la pregunta seguía siendo por qué implementaron esta tienda en primer lugar.

Dado que solo puedes seleccionar 7 Unidades que obtienes de una especie de «mazo de unidades», tener todas las unidades no te da una ventaja necesaria contra un oponente que aún no tiene todas las unidades, ya que cada jugador siempre tendrá solo 7 tipos de unidades de combate. que pueden enviar a la batalla, pero les da más opciones. Pero no obstante, en mi opinión, este no es un buen sistema.

Limitar a los nuevos jugadores el uso de las unidades que quieren usar y obligarlos a desbloquearlas haciendo misiones simplemente no se siente como algo que realmente encaje en un juego de estrategia en tiempo real. Y puedo entender perfectamente por qué enfada a muchos jugadores.
Para acabar, sólo hablar de unos gráficos que definiría como «dignos». Cumplen con lo que se busca y obviamente no es lo más importante de este tipo de juegos. La cámara también creo que no me ha dado problemas durante mis partidas.

El juego viene con voces en inglés y subtítulos en castellano.
Y no tengo quejas sobre su rendimiento. Creo que es un juego muy disfrutable en cualquier equipo y aunque no estés a la última podrás disfrutarlo correctamente en tu equipo.

CONCLUSIONES

Estamos ante todo un heredero de los juegos de la época de Command & Conquer Generals y Starcraft. Si te gustan los RTS clásicos de los 90, disfrutarás del gran conjunto de modos de juego que te ofrece Crossfire: Legion. Quizás la campaña debería haber sido más larga y consistente, pero no puedes quejarte si disfrutarás de los demás modos que ofrece.

PUNTOS FUERTES:

  • Jugabilidad clásica de los RTS de los 90
  • Un buen conjunto de modos de juego

PUNTOS DÉBILES:

  • Se echa de menos una campaña más larga y consistente
  • Algún error menor, como por ejemplo el mejorable «pathfinding»

Hemos realizado este análisis gracias a un código cedido por Prime Matter

PUNTUACIÓN

Jugabilidad
7.5
Gráficos
6.5
Entretenimiento
7
Modos de juego
8

CONCLUSIÓN

Si has llegado hasta aquí es porque buscas saber si merecerá la pena. Te gustan los RTS clásicos de los 90? Pues dale sin miedo. No te gusta la estrategia o prefieres la estrategia por turnos? Pues quizás no sea tu propuesta
Oscar M. G.
Oscar M. G.
Amante de los videojuegos, de todos!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Comparte la noticia!




Últimos análisis

Más noticias como esta
RELACIONADAS

Si has llegado hasta aquí es porque buscas saber si merecerá la pena. Te gustan los RTS clásicos de los 90? Pues dale sin miedo. No te gusta la estrategia o prefieres la estrategia por turnos? Pues quizás no sea tu propuestaAnálisis de Crossfire: Legion